Desde mediados de abril, unas 350 asisten los días sábados a las ollas populares que se realizan en diferentes barrios de la localidad. Las mismas son coordinadas por organizaciones políticas, grupos religiosos y el club Casariego.

Varias organizaciones políticas se pusieron en coordinación para impulsar estas actividades y se reunieron con el intendente Marcos Pisano, de quien obtuvieron el compromiso de asistir con mercadería a los diferentes comedores.

Las ollas populares se vienen desplegando en los barrios Vivanco, El Recuerdo, María del Carmen, Latino, Villa Diamante y Casariego, y reúnen a centenares de personas que van en busca de un plato de comida.

“Lo importante es ayudar en cualquiera de las ollas. Todos los sábados tenemos distintas comidas y se suele precisar leche y carne, además de ropa y otro tipo de alimentos”, explicó César García, referente de la Asociación Civil “Las Rastrilladas del Oeste”.

Por el momento, articulan allí La Cámpora, Matria, Nuevo Encuentro y Kolina; el club Casariego, grupos evangélicos y la iglesia San Francisco de Asís de Villa Diamante.