El jueves por la noche, el gobierno municipal advirtió que un camionero “quiso violar los controles sanitarios”, intentando salir de la planta urbana de la ciudad por uno de los accesos denegados. “No estoy dispuesto a tolerar este tipo de situaciones”, expresó el intendente, Marcos Pisano.

La advertencia vino de parte de vecinos, que llamaron a la Policía y rápidamente efectivos llegaron al lugar, sobre calle Rondeau y a pocos metros de la Ruta 226. El chofer del camión, por caso, argumentó que había dejado el camión en ese lugar al ver que no podía seguir su marcha.

En su cuenta de Facebook, Pisano manifestó: “La mayoría de los vecinos hacen las cosas de forma correcta para cuidar la salud de la población, pero también existen personas como el chofer de este camión que quiso violar nuestros controles sanitarios”.

Asimismo, advirtió que “el peso de la ley le caerá por este acto de irresponsabilidad social” y que “de todos depende que podamos seguir adelante, atravesando de la mejor manera esta lucha contra el coronavirus”.

El jueves, PRESENTE se refirió a los camiones que entran y salen de la ciudad, sobre todo aquellos que provienen de zonas de riesgo de Covid-19, como uno de los potenciales transmisores del contagio debido a la exposición que implica este trabajo, exceptuado del decreto de aislamiento social y obligatorio.

Actualmente en Bolívar funciona una flota de 300 camiones, entre los que transportan cereales, hacienda, mercadería y combustible. Muchos de ellos van y vienen del puerto de Buenos Aires, o de Rosario; otros de Tierra del Fuego, Campana, La Plata, Bahía Blanca, entre otros distritos.

Del total de choferes que se encuentra trabajando actualmente, solo el 20% viaja a zonas de riesgo, según confirmó a este medio el presidente del Centro de Camioneros de Bolívar, Marcelo Colatto.