El Colectivo Tierra Viva, la asociación civil Rastrilladas del Oeste y la Federación Agraria de Urdampilleta presentaron el pasado lunes un petitorio al municipio a fines de exponer su preocupación en torno a medidas del gobierno nacional orientadas a la actividad de fumigación.

Se trata de una iniciativa impulsada por agrupaciones de carácter ambientalista, replicada a nivel provincial en otros distritos, en la que se pide que la fumigación con agroquímicos deje de ser una actividad “esencial” en el marco de la cuarentena.

En ese sentido, solicitan que “se recapitule” en la decisión tomada por el jefe de Gabinete de la Nación, Santiago Cafiero ya que, explican, “constituye una medida abiertamente contraproducente y contradictoria para el cuidado de la salud”.

Asimismo, sostienen que los productos con los que se realizan fumigaciones “aumentan los riesgos ante la pandemia ya que disminuyen considerablemente nuestras capacidades inmunológicas ante el coronavirus”.

Por otra parte, las agrupaciones calificaron de “preocupante” la decisión del canciller Felipe Solá de reducir los aranceles a la importación de insumos para la fabricación de este tipo de productos y pidieron a la Jefatura de Gabinete que la impugne.