A la hora de preguntarse por dónde -y a través de quiénes- el virus puede ingresar a la ciudad de Bolívar, las respuestas son acotadas. Con los accesos controlados, los únicos que ingresan provenientes de zonas de riesgo son los camioneros, que están exceptuados del aislamiento social y obligatorio. Para ellos rigen medidas estrictas que el municipio garantiza que se cumplan.

Actualmente en Bolívar funciona una flota de 300 camiones, entre los que transportan cereales, hacienda, mercadería y combustible. Muchos de ellos van y vienen del puerto de Buenos Aires, o de Rosario; otros de Tierra del Fuego, Campana, La Plata, Bahía Blanca, entre otros distritos.

Según confirmó a PRESENTE el presidente del Centro de Camioneros de Bolívar, Marcelo Colatto, del total de choferes que se encuentra trabajando actualmente solo el 20% viaja a zonas de riesgo.

“El camionero que viaja a larga distancia se cuida, porque es el que más riesgo tiene de traer el virus a Bolívar. Pero bueno, también es cierto que no podemos saber todo lo que hacen mientras viajan”, explicó Colatto.

“La realidad es que el camionero que viene de afuera capaz que trae el virus”

Marcelo Colatto

En el caso de los camiones que transportan cereales, se está intentando que la mayoría no llegue al puerto de Buenos Aires y se reduzcan solamente al traslado de carga hacia las plantas de acopio, al menos hasta que sea posible.

Quienes llegan de zonas de riesgo, en tanto, deben dejar los vehículos en las plantas y allí los buscan sus familias o personal del municipio. A partir de ese momento deben permanecer aislados hasta que les toque viajar nuevamente.

“Los muchachos no la están pasando bien, más que nada porque están diez días afuera, sin ver a la familia, y al venir capaz no pueden verla porque tienen que estar aislados. Si van a la casa, probablemente la familia quede en cuarentena, porque la realidad es que ese camionero que viene de afuera capaz que trae el virus”, indicó Colatto.

En tanto, reconoció que los choferes “están conscientes” de la situación que implica ir y venir de zonas de riesgo. “Hoy en día los chicos están todos con barbijos, cada cual con su mate, se bajan del camión solo cuando es necesario, no se ven multitudes y (risas) hace rato que no estamos comiendo asados”, concluyó.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin