La Unidad Penitenciaria N° 17 de Urdampilleta reforzó las medidas de prevención para cuidar la salud tanto del personal como de la población carcelaria, y así evitar la circulación del virus COVID-19.

En el acceso principal al penal, agentes penitenciarios realizan un primer control, toman la temperatura de toda persona que ingrese al establecimiento y se desinfectan los vehículos rociando los neumáticos y zócalos con lavandina diluida. A su vez, se realizan tareas de saneamiento e higiene dentro de la cárcel.

Crédito: Servicio Penitenciario Bonaerense

El director de la unidad, Inspector Mayor Abel Ramírez, explicó que el objetivo era “reducir las posibilidades de circulación del coronavirus” y destacó el trabajo tanto de agentes como de internos. Estos últimos vienen confeccionando barbijos para el sistema sanitario.

“Estos días hemos recibido la donación de 7 metros de fiselina y una caja de guantes de látex por parte el Delegado del Circulo de Suboficiales y Guardias, el Delegado Municipal de Urdampilleta ha enviado lavandina para la desinfección, el Municipio de Bolívar aporto más de 20 frascos de alcohol y es digno de destacar el aporte realizado por los propios agentes que concurren al Casino, que han comprado tela para que los internos fabriquen los barbijos necesarios para todo el personal”, detalló Ramírez.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin