El gobernador Axel Kicillof reafirmó que la cuarentena en las zonas de la provincia más castigadas por el coronavirus ingresan en una etapa que calificó de “intermitente, esto es, que se sostendrá “en la medida que no vuelvan los contagios”. La permanencia y durabilidad en dicha fase dependerá “del esfuerzo de cada uno, que no metamos la pata”, expresó.

El mandatario indicó que en los últimos días se redujo la velocidad de contagios y se logró mantener la capacidad del sistema sanitario. “Estamos en condiciones, de manera lenta, de volver a la etapa anterior”, explicó en referencia al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Dicha etapa se sostendrá “en la medida que no vuelvan los contagios, que no se incremente el uso de camas”, sostuvo Kicillof, y aclaró: “No es verdad que le estamos ganando al virus, el coronavirus mata gente y nosotros no sabemos cómo matar al virus”.

A partir del lunes volverán a abrir empresas que estaban abiertas previo al regreso a Fase 1, desde el próximo miércoles abrirán comercios barriales y luego, el lunes 27, actividades profesionales permitidas.

“El mundo está aprendiendo a abrir y cerrar, dependiendo cómo vienen los contagios y la situación de su sistema sanitario”, agregó Kicillof. Esta situación ha podido verse aunque en menor escala en distritos del interior bonaerense, donde al momento de confirmarse algún caso, las autoridades analizan si es necesario o no volver alguna fase atrás hasta tener el control de la situación.