En el marco del Día del Asma, y en contexto con la situación pandémica del coronavirus, el neumonólogo y ex director del Hospital de Pirovano, Jorge Salamanco, dio detalles importantes para la precaución, clasificaciones de asma e información al respecto de la enfermedad respiratoria.

“El asmático está dentro de la población de riesgo. Lo fundamental es mantener al paciente controlado”, afirmó en diálogo con PRESENTE. También dijo que “no es hereditario, pero hay una predisposición familiar para tenerla”, y que “si bien es más frecuente en la infancia, hay pacientes que comenzaron con la enfermedad después de los 80 años”.

El asma es una enfermedad de los bronquios, caracterizada por obstrucción e inflamación bronquial. Puede ocurrir en cualquier momento de la vida. Es reversible, salvo los casos graves; espontáneamente en los casos leves; y utilizando medicación en situaciones moderadas. El paciente muestra una dificultad respiratoria tanto para ingresar como expulsar el aire. Tiene como signos y síntomas cardinales: tos, silbido y cerrazón de pecho.

“Al tener asma, se está más predispuesto a tener infecciones y en este momento de pandemia, deben mantener bien las vías respiratorias”

Las exacerbaciones más frecuentes en el asmático son los cambios bruscos de temperatura, el polen, polvilo, cuadros hiper-emotivos tanto de alegría como de tristeza, e influyen factores de contaminación, como la polución ambiental y humo. Al tener asma, se está más predispuesto a tener infecciones respiratorias, ya sea bronquitis o neumonía, y es por ese motivo que deben mantener bien las vías respiratorias, y más, en este momento de pandemia.

Dentro de las clasificaciones de la enfermedad, el doctor Salamanco indicó cuatro tipos de asma para la precaución de los portadores:

  • Asma aguda intermitente: es aquel paciente que presenta un episodio con un cuadro de broncoespasmo, con periodo intercrítico ante una crisis. El paciente se mantiene normal, y se puede reconocer este tipo mediante una espirometría y exámen médico.
  • Asma oculta: es difícil el diagnóstico para aquel profesional que no es neumonólogo. Se carácteriza por tos seca e irritativa frecuente. Es solamente el único síntoma que se presenta.
  • Asma crónica persistente: en algunos casos, el paciente es corticoide-dependiente. Son los que presentan signos y sintomatologías de manera permanente.
  • Asma inducida por ejercicio: aparece en los deportistas que, al realizar ejercicios físicos intensos, presentan cuadros asmáticos. Tienen como solución utilizar medicación broncodilatadora 15 o 30 minutos previos a la actividad.

Frente a la cuarentena total y obligatoria, el ex director del Hospital de Pirovano manifestó que “hay una situación de estrés, y todo estado nervioso exacerba el asma. Los ambientes deben estar ventilados en los horarios que el clima lo permita, porque la presencia de ácaros puede influir como desencadenante”; y señaló un tratamiento para los asmáticos, que consiste en “medicamentos que abran los bronquios en una cantidad de hasta dos dosis diarias. A veces, hay que sumarle corticoides inflamatorios. El objetivo es que viva como si no fuera asmático”.

Por último, el doctor aclaró en qué momentos se debe llamar a las líneas telefónicas ante determinados síntomas. “Si el paciente padece asma y tiene tos seca, no debe consultar. En todo caso, la persona tiene que tratar con su médico. Para tener la sospecha del coronavirus, aparte de tos seca, debe presentar fiebre, pérdida del olfato y del gusto y dificultad respiratoria. Es muy importante que si posee tos seca y fiebre, consulte con las líneas telefónicas, y probablemente el médico lo examine y sea ingresado por protocolo”, finalizó.

Foto: Radio Urdampilleta.