Este 23 de julio se celebra el Día Nacional del Payador, fecha que se conmemoró por primera vez en el país en 1996 y que surgió luego de una payada entre un argentino y un uruguayo.

Dos representantes del género celebraron una payada en el año 1884 en la ciudad de Paysandú. Se trató del uruguayo Juan Nava y el argentino Gabino Ezeiza, suceso que dio lugar al Día Nacional del Payador y que se celebra tanto en Argentina como en Uruguay, sur de Brasil, Paraguay y Chile.

Al payador lo caracterizan las rimas y versos improvisados, acompañado de melodías hechas por una guitarra, expresión que fue catalogada como gauchesca y que se instauró como parte de la cultura argentina.

El rol del payador se puede vincular con las particularidades que brinda el género del rap y el hip hop, tan consumido en la actualidad sobre todo por las generaciones más jóvenes. Estos movimientos culturales son muy parecidos en cuanto a rimas e improvisaciones, con sus variables en estilos.

El payador es el artista criollo que improvisa en el momento, y es un arte irrepetible que nace y muere en ese instante. Esto también sucede en el rap o batallas de freestyle, que ante cualquier temática deben estar preparados para lanzar sus rimas.

La payada tuvo un enorme desarrollo en Sudamérica, sobre todo en Argentina. Todos los 23 de julio se reúnen decenas de payadores en el monumento ubicado en la localidad de Tres Arroyos para celebrar su día.