Días atrás, la Cámara de Diputados de la Provincia otorgó media sanción al proyecto de ley que adhiere a la Ley 25.929 de Parto Humanizado, sancionada a nivel nacional en el año 2004.

La iniciativa garantiza que se respeten los tiempos de la persona gestante, que no haya discriminación ni malos tratos, que se respete su intimidad, la posibilidad de elegir a la persona que acompañe durante el proceso y recibir la información necesaria sobre su propio estado y el del bebé.

Entre otras, también se destaca el rol del trabajador de salud que interviene en los nacimientos, porque de ellos depende que la información y la atención que reciba la persona que va a parir sea la adecuada y no se generen malos tratos ni violencias de ningún tipo.

Te puede interesar: La vacunación en infantes cayó un 50% en la Provincia

Si bien en la Provincia ya hay hospitales que trabajan con protocolos de parto humanizado, muchas veces la suerte de las personas gestantes queda librada a su búsqueda. Las y los legisladores bonaerenses que acompañaron la aprobación de la normativa consensuaron en que los índices de violencia obstétrica son “alarmantes” y que se necesita de profesionales de la salud que empoderen a las personas gestantes.

La autora del proyecto de ley es Mariana Larroque, diputada provincial por Unidad Ciudadana, quien ha manifestado que “esas violencias también se ejercen con el uso excesivo de las operaciones cesárea”.