El Ministerio de Salud de la Nación difundió una guía para la confección casera de barbijos, en un contexto en que varios municipios de la provincia declararon obligatorio su uso en la vía pública. La iniciativa busca evitar el desabastecimiento de las máscaras, que requieren de la utilización exclusiva del personal de salud y pacientes asintomáticos.

La composición de barbijos caseros requiere de los siguientes elementos: tela de algodón de 26 por 16 centímetros, dos piezas elásticas de 15 centímetros (pueden ser gomas, cuerdas, tiras de tela o cintas para el cabello), aguja, hilo y tijera.

Paso a paso:

  • Recortar dos rectángulos de tela de algodón de 26 x 16 centímetros. Usá tela de algodón con entramado compacto, por ejemplo, sábanas de algodón (la tela de una remera puede funcionar en caso de necesidad). 
  • Apilar los dos rectángulos y coser la máscara como si fuera una sola pieza de tela.
  • Doblar sobre los lados largos un centímetro y hacer el dobladillo, para después doblar la doble capa de tela sobre 1,5 centímetros a lo largo de los lados cortos y coser hacia abajo.
  • Con una aguja grande, pasar una longitud de 16 centímetros de elástico fino a través del dobladillo más ancho a cada lado de la máscara (estos elásticos serán los porta orejas) y atar bien los extremos. De no tener elástico, pueden usarse cintas para el pelo o cintas elásticas para la cabeza. Si solo se cuenta con una soga, pueden hacerse los lazos más largos y atar la máscara detrás de la cabeza.
  • Tirar luego suavemente el elástico para que los nudos estén metidos dentro del dobladillo. 
  • Juntar los lados de la máscara en el elástico y ajustarlo al rostro. 
  • Coser con seguridad el elástico en su lugar para evitar que se deslice.

A la hora utilizarlo, la persona debe primero lavarse las manos con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol. En tanto, el barbijo debe cubrir boca y nariz y debe asegurarse que no haya espacios entre el mismo y la cara.

Es importante aclarar que, mientras se usa, hay que evitar tocarlo. En caso de hacerlo, lavarse las manos rápidamente.

Cuando el cobertor de tela esté húmedo o visiblemente sucio, quien lo lleva debe extraerlo por detrás, sin tocar la parte delantera, colocarlo inmediatamente en un recipiente cerrado y lavarse las manos. Para limpiarlo, es suficiente el lavado con jabón manual o en lavarropas.