Empleados de Comercio está de festejo por la celebración de sus 102 años de vida. El “Gallego” cuenta con una cantidad de historias y anécdotas que lo caracterizan a lo largo de estos años.

Como su nombre lo indica, Empleados de Comercio nació como apéndice de la sociedad del mismo nombre. Un grupo de personas llevó a crear un club de fútbol por amor al deporte, y a raíz de esto, se fundó finalmente un 9 de junio de 1918. Sumado a esto, el 5 de agosto de 1936 acordó su personería jurídica.

En conexión con el aniversario del club, “Pancho” Gargiulo y Enzo Santos dialogaron con PRESENTE y homenajearon al club de sus amores.

“En el año ’78 debuté en Primera. En esa época, se jugaba al billar, tenía la pelota-paleta, boxeo, básquet y canchas de bocha”, contó Gargiulo, dirigente de la institución y ex jugador de la misma. Además, añadió que “siempre pensé que tenía que devolverle al club todo lo que había hecho por mi”.

Foto: BolívarHoy.

Empleados estuvo 56 años sin tener su cancha para poder disputar los partidos como local. “Ver la cantidad de chicos y adultos que la frecuentan es muy lindo para mí, que trabajé tanto junto a otros amigos y colaboradores”, expresó el dirigente “Gallego”.

Por su parte, Enzo Santos, una de las caras jóvenes del club con 22 años y quien se inició a los 7, se desempeña como el arquero titular del primer equipo. “Vi crecer muchas cosas dentro del club: desde el piso de parqué al sintético, entrenar en el predio de doma de la Rural al predio que hoy tenemos o entrenar a las siete de la tarde sin luces y que teníamos que hacer magia para ver la pelota”, recordó con nostalgia.

“Chichi” Santos, además, es el coordinador del fútbol femenino. “Me hice cargo el año pasado. Siempre había pensado en dar fútbol femenino y tenía en mente presentar un proyecto al club una vez recibido, pero se adelantaron los planes”, indicó.

Te puede interesar: Empleados de Comercio celebró un nuevo aniversario del predio “La Victoria”

Cabe remarcar que a principios del año 2000 Empleados pasó por uno de sus peores momentos. “Casi quedó en la lona, pero gracias al amor propio de Alfonso Croce, Rubén Tamborenea y Alberto Etcheverry pudo remontar”, señaló Gargiulo, quien además dijo que “el club es mi vida, lo llevo bien adentro”.

Repleto de anécdotas y de historias, como cuando Boca vino desde Buenos Aires en 2007 para probar jugadores, y un día antes colocaron los arcos en la cancha, de noche, sin luz y alumbrando con las luces de los autos de los dirigentes; como también cortar un asado de domingo al mediodía para ponerse la camiseta roja y blanca. Para los amantes del club, es amor, pasión y responsabilidad. Empleados de Comercio celebra sus 102 años de vida.

Tomás Cascallares – @TomiCascallares