De viernes a martes, los bancos abrirán sus puertas para el pago a jubilados y a beneficiarias de asignaciones sociales. Mantendrán horario habitual y habrá ciertas restricciones y medidas de seguridad e higiene.

Las entidades sólo atenderán a personas que no cuenten con su tarjeta de débito o que estén inhabilitadas para la extracción de efectivo o realización de otros trámites disponibles vía cajeros automáticos, terminales de autoservicio o canales digitales (home banking, aplicaciones y redes sociales).

La atención se organizará de acuerdo al cronograma de pagos dictaminado por Anses y, con el objetivo de evitar aglomeraciones de personas en las sucursales, cada banco establecerá criterios para mantener el distanciamiento social y preventivo recomendado por el Ministerio de Salud.

Días atrás, desde la Municipalidad de Bolívar elevaron un pedido a los bancos para que garanticen “la adecuada higiene respiratoria”, se desinfecten superficies y ventilen ambientes.

Banco Credicoop: prometió disponer un límite de ingreso de tres personas por sucursal.

Santander: prometió reforzar el personal de seguridad de cada sucursal para hacer respetar una distancia de dos metros entre cada cliente.

Banco Provincia: a través de un comunicado, pidió a los adultos mayores que eviten ir a las sucursales y que lo hagan sólo cuando no sea posible cobrar por cajero automático. “Siempre es mejor que un apoderado pueda ocuparse en lugar del beneficiario. Ir al banco es la excepción, la regla siempre es quedarse en casa”, remarcaron desde la entidad bonaerense.

Cabe recordar que los bancos dispondrán de una dotación mínima de empleados voluntarios, exceptuados los mayores de 60 años, mujeres embarazadas y personal con hijos a cargo.