A partir del lunes, el país ingresará en una etapa de cuarentena focalizada por la pandemia de coronavirus, pero seguirá siendo estricta en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, donde vive casi el 40% de la población y se dan la mayoría de los casos de contagio.

Desde el 20 de marzo, cuando el gobierno de Alberto Fernández estableció el aislamiento social, preventivo y obligatorio se atravesaron distintas fases:

  • Una primera estricta que se extendió hasta el 31 de marzo, en la que el gobierno suspendió todos los vuelos internacionales y los de cabotaje, así como los micros y trenes por el interior del país, y solo pudieron circular en auto los que estaban exceptuados del aislamiento por pertenecer a algún servicio esencial, como policías, enfermeros, médicos y recolectores de basura.
  • Una segunda, que caducó el domingo 12 de abril, en la que se reforzaron los controles vehiculares y se cerraron más de la mitad de los accesos a la Capital Federal y las fronteras.
  • Una tercera parte «administrada» que finaliza este domingo y constó en el levantamiento de algunas restricciones, como la obra pública estatal y que apuntó a la reactivación de la economía.

Desde el lunes, el país atravesará un aislamiento «focalizado» o «jurisdiccional», que significa que -a pedido de algunas provincias, menos de la mitad de las 24- habrá flexibilización de actividades.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin