Manuel Fernández tiene un extenso currículum futbolístico. El joven entrenador de 36 años, nacido en Bolívar, está en un gran momento y, luego de su paso por Sport Boys de Perú, está trabajando con Agropecuario de Carlos Casares en la Primera B Nacional, con el objetivo de ascender a la Primera División del fútbol argentino. 

“Considero que hicimos una muy buena pretemporada. No tuvimos ningún jugador lesionado para el inicio del torneo, que fue bueno ya que ganamos ante Alvarado”, comentó Fernández, en el marco del arranque del torneo con su equipo. Además, con respecto a la situación del coronavirus, comentó que “fue una decisión acertada parar el fútbol”.

Por otra parte, el ex Barracas Bolívar se refirió a su llegada al Sojero, y su experiencia el año pasado en Perú. “La experiencia en Sport Boys fue muy buena. Fue el primer equipo que dirigí en Primera División, luego del interinato en Defensa y Justicia. Me permitió crecer muchísimo profesionalmente”, dijo. 

Sumado a eso, habló de lo que significó volver a trabajar en el país. “El equipo venía de cambiar de entrenador. Cuando pasa eso, es porque las cosas no están bien. Pero nos encontramos con un plantel predispuesto e hizo más fácil plasmar nuestra metodología. La adhesión de los jugadores fue inmediata”, declaró el bolivarense. Agropecuario está en la 8° posición de la Zona 1 en la Primera B Nacional con 29 puntos, a 3 unidades del reducido. El último partido disputado le ganó por 2 a 0 a Barracas Central, con goles de Miño y Comachi.

C:\Users\ACER\Downloads\f800x450-4058_55504_5050.jpg

En Bolívar, tiene muy marcado el gran momento que vivió con Barracas Bolívar, al igual que su relación con Guillermo Panaro, técnico en ese entonces del equipo, y actual integrante del cuerpo técnico de Ciudad.

“Barracas fue un proyecto que me marcó mucho. Teníamos la posibilidad de tener en la ciudad un equipo que compita a nivel AFA, era todo un desafío. Haber obtenido el ascenso y jugar la final del reducido para ascender a la B, me enriqueció en todos los aspectos; no como jugador, sino para desarrollar la carrera de entrenador”, marcó, y siguió: “Guillermo, como conductor, tuvo mucho que ver. Él ejecutó la idea, así que le debemos mucho. Imaginate lo que representa para mí, que cuando dirigí a Defensa y Justicia en Primera División como interino, lo llamé para que me ayude”.

Manuel Fernández tiene su experiencia en inferiores trabajando en equipos importantes del fútbol argentino. “En Racing estuvimos cuatro años. Me llevó Fabio Radaelli, quién era el coordinador general de las inferiores. Lo ayudé a coordinar a él, y, además, dirigí quinta y sexta división. Luego me fui del club para sumarme al cuerpo técnico de Martín Palermo”, explicó Fernández, quien fue entrenador de Lautaro Martínez en las divisiones menores, y el actual jugador del Inter de Italia lo considera “el mejor que conocí” y “el que más me enseñó”.

El ex jugador de Boca lo contactó para que se sume a trabajar con él y su cuerpo técnico. La idea era dirigir a Unión Española de Chile. Estuvo en dicho equipo entre el año 2016 y 2018, y manifestó: “La posibilidad de trabajar con Martín fue importante. En primer lugar, la calidad humana suya y la de su equipo de trabajo me hizo crecer muchísimo. Es una persona sumamente respetuosa, que en ningún momento hizo valer su trayectoria como jugador. Fue una parte valiosa de lo que fue mi formación como entrenador”. 

C:\Users\ACER\Downloads\937x553_LIB290518-047F01.jpg

El actual DT del Sojero, habló de una cercanía con el ex entrenador de la Selección Argentina, Jorge Sampaoli. “Me junté dos veces: en Chile, cuando era el técnico de la Selección Chilena; y fui al predio de AFA cuando estaba con la Selección local”, expuso Fernández, y agregó: “Antes de arribar a Perú, también nos comunicamos para que me cuente un poco del club, su idiosincrasia, cuál era la cultura, un poco del fútbol peruano y de Sport Boys. Intercambiamos ideas. Incorporé conceptos suyos”. Sampaoli dirigió al equipo inca desde el año 2002 hasta el 2004. Además, estuvo en otros clubes del país limítrofe como Juan Aurich, Sporting Cristal y Coronel Bolognesi.

Por una desafortunada lesión en su rodilla, colgó los botines a los 25 años. Pero no bajó los brazos, y le sirvió para formarse como director técnico. “En España fue mi mejor momento como jugador”, sostuvo, al hablar de su paso por Redobán, y continuó: “De no haber sido por la lesión, hubiese jugado unos años más en esa liga porque estaba cómodo. Me sentía valorado. Si tuviese que rebobinar y poder encontrar un lugar donde disfruté la carrera de futbolista, es ese”. 

Con todo lo hecho en su etapa profesional como técnico, Manuel Fernández sabe cómo parar a sus equipos, con una esencia muy característica. “En Agropecuario acabamos de terminar una etapa con esta situación del corona virus, por lo que hemos revisado los partidos que jugamos. Los patrones se repiten: es un equipo que intenta tener la pelota. La posesión es determinante para establecer quién tiene el protagonismo. Esa posesión tiene que estar traducida en la cancha para desorganizar al rival y tener profundidad”, explayó.

Además, subrayó una parte importante de sus equipos que es “tratar de recuperar el balón lo más cerca y rápido posible del lugar donde se pierde, para encontrar un rival desorganizado y atacarlo, o ver si necesitamos reorganizar nuestra estructura de ataque para volver a intentar ser profundos”. Buscando un complemento a sus conceptos tácticos y estratégicos, Manuel fue racional en pensar que “el rival muchas veces no te deja hacer nada de lo que tenes planteado, y te lleva el partido a otro lado. El equipo tiene que tener recursos para poder resolverlo. El dilema es: ¿cuánto tiempo queres estar en cada uno de los momentos del juego?”.

El mundo del fútbol está esperando que la pelota vuelva a rodar, por lo que se buscan miles de maneras para sobrellevar este aislamiento social obligatorio. El ex Empleados de Comercio no para de pensar en crecer profesionalmente. “La cuarentena la llevo bien. Estoy en Bolívar. Es una posibilidad para disponer de tiempo que no tenes cuando estas trabajando. Estoy desarrollando metodologías de entrenamiento, ver partidos que me permitan evolucionar el modelo de juego. Tuvimos un semestre bueno, y lo que viene a futuro también es positivo”, sostuvo. 

El bolivarense tiene una gran historia profesional en sus 36 cortos años de vida, y todavía tiene mucho a qué aspirar, por lo que sentenció: “Me siento en mi mejor momento. Estoy dirigiendo un equipo del Nacional B, haciendo una gran campaña, y el desarrollo de los partidos es como lo imaginamos en la previa. Estoy creciendo mucho, y me pone contento”.

Tomás Cascallares – @TCascallares