Matías Ortíz es entrenador de pádel profesional y actualmente se encuentra trabajando en el circuito más importante del mundo, el World Pádel Tour. El bolivarense entrena a la pareja de Federico Chingotto y Juan Tello, y apunta a tener una gran temporada.

Ubicado en la élite del pádel y entrenando a la pareja número 7 del ranking mundial, dialogó con PRESENTE de su vida ligada a este deporte y lo que se viene en el futuro. 

– ¿Cómo fueron tus primeros pasos en el pádel?

Todo empieza por mi papá hace unos 25 años. Empezamos a jugar al pádel desde ahí, años más adelante ya empecé a entrenar y jugué hasta el 2001 que estuve en menores representando al país en México, con muchos jugadores que hoy están en España. Hasta ahí llegó mi etapa como jugador, ya que decidí ir por otro camino. 

– ¿Cómo se dio lo de ser entrenador?

– Lleva muchos años salirse del rol de jugador y pasar a ser entrenador sin estar pendiente de lo que uno fue, pero la madurez y el estudio logran que llegues a ese click para ser buen entrenador, que significa sacar lo mejor de cada jugador. Hay una diferencia muy grande entre ser jugador y ser entrenador, hay que tener un conocimiento integral de cada jugador para buscar el máximo. 

– ¿Como se dió lo de España?

– Fernando Belasteguin estuvo en Bolívar cuando vino a estudiar y nos hicimos muy amigos durante ese tiempo, hasta que decidió irse a España. Rondando el 2008, comencé relación con Federico Chigotto, ya que su familia estaba interesada en que entrene conmigo y elaborar un proyecto a largo plazo. Las cosas se fueron dando para que la chance se dé, desde que la camada de ‘Bela’ se fue a España y el proyecto con Federico comenzó a prosperar.

– ¿Cómo fue la etapa de formación que hiciste junto a Chingotto?

– Elaboramos un proyecto a largo plazo, Federico siempre tuvo las cosas muy claras y hacia dónde quería ir, por eso siempre fuimos poniendo pautas a corto y largo plazo. Siendo menor, los objetivos eran llegar a ser el mejor de su categoría y buscar los campeonatos panamericanos y mundiales. Con el tiempo fue campeón del mundo, campeón panamericano, se metió en el top ten y se convirtió en el mejor de Argentina, que fue lo que nos hizo ser conscientes de que entrenando de tal manera, en un futuro íbamos a poder vivir del pádel. 

– ¿Cuándo arrancan a trabajar en el profesionalismo?

– En 2017 se suma Juan Tello para hacer pareja con Chingotto y empezamos a entrenar en Mónaco, a través de los mismos mecanismos, con metas cortas, pensando en un objetivo a largo plazo. Algunos de esos pasos fueron ganar un challenge, llegar a determinada instancia de un torneo, llegar a una final, meternos en el top ten y el año pasado, el objetivo que logramos fue meternos en el Master Final como una de las mejores 8 parejas del mundo.

– ¿Qué balance haces del 2019 con el equipo?

– Uno cuando planifica tiene muchos objetivos, no piensa tanto en el resultado sino que apunta al aspecto personal y en pos del equipo. En 2019 hemos sido un equipo con idealismo en cancha, siempre con la idea de ser un equipo que lucha, que es compañero y que en los momentos críticos, da palabras de aliento para poder seguir creciendo. Lo que más me reconforta y lo pudimos hablar al final de la temporada, es que en cada torneo se reconozcan el esfuerzo y el crecimiento, más allá de los resultados que obtengan.

– ¿Qué objetivos se plantean para este 2020?

– Cuando hacemos el balance al final de temporada, pensamos y sabemos que se pueden mejorar los resultados, pero tenemos claro que cada vez es más difícil porque cuando estás ahí arriba hay mucha paridad y todos te quieren ganar. De todas maneras, nuestra planificación va a tener desafíos y objetivos nuevos que debemos afrontar, como por ejemplo, mantenernos en el top ten, buscar ganar un torneo y volver a jugar el master

– ¿Qué se necesita para llegar y mantenerse como entrenador en el profesionalismo?

– El querer superarse en todo ámbito te hace crecer, la pasión por el deporte te hace mover al orden de buscarlo constantemente, trabajar a diario para mantenerte. Además, no hay mayor desafío que hacer mejorar a las dos personas que están con uno, como actualmente son Juan (Tello) y Federico (Chingotto).

– ¿En lo personal, que proyectas? 

– Mi idea es, además de estar con Tello y Chingotto, acompañar a parejas que aspiran a meterse en el cuadro principal a través de las fases previas. Respecto a los menores, me gustaría concretar un proyecto que está en camino, qué sería tener mi escuela de pádel en España y mantener una conexión directa con mi escuela acá en Argentina, al estilo de una academia que pueda formar a jugadores y jugadoras con el objetivo de que lleguen al profesionalismo.

Jonathan Damián Martínez – @JonaDM02

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin