En el marco del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que ordenó congelar hasta el 30 de septiembre el precio de los alquileres, PRESENTE dialogó con el presidente del Centro de Martilleros de Bolívar, Mauricio Gourdón, para despejar dudas tanto a propietarios, intermediarios e inquilinos.

La resolución congela los alquileres en todo el territorio nacional por el lapso de seis meses y no permite ejecutar aumentos preestablecidos en los contratos. Además, se prorroga por el mismo lapso la vigencia de los contratos cuyo vencimiento haya operado desde el 20 de marzo pasado.

Otro punto del decreto es la suspensión de los desalojos por 180 días. “No habla de no pagar, sino que no se eche a nadie y que se revea a los 180 días. Después ver alguna forma de que el inquilino vaya pagando lo adeudado”, explicó a PRESENTE Mauricio Gourdón en relación al artículo 7 de norma.

El mismo indica que las deudas que se generen desde la fecha de entrada en vigencia del decreto y por los próximos seis meses deberán “abonarse en, al menos, TRES (3) cuotas y como máximo SEIS (6), mensuales, iguales y consecutivas”.

“El 60 por ciento de los comercios están cerrados así que esa gente no va a tener como recaudar para pagar”

La tarea fundamental será de los agentes inmobiliarios, ya que inevitablemente habrá quienes no puedan pagar el alquiler durante algún mes a raíz de la parálisis laboral de algunos rubros, principalmente el comercial. “El 60 por ciento de los comercios están cerrados así que esa gente no va a tener como recaudar para pagar”, sostuvo el presidente del Centro de Martilleros.

A esta problemática, le sumó que hay propietarios que viven únicamente de alquileres o que “suman lo que cobran de alquiler a una jubilación” y se verán influidos por este proyecto de ley. “Ahí el profesional inmobiliario va a tener que consensuar. Capaz un inquilino no puede pagar el 100 por ciento y quizás sí puede el 50”, añadió.

De igual modo, se agrega la imposibilidad de depositar cheques. “El tema es sencillo: si hay uno que quiere pagar y te da un cheque, ese que va a cobrar el cheque no lo puede depositar. Capaz que después esto cambia y encuentran una vuelta con los bancos, pero mientras tanto no tenés cómo hacerte de la plata”, concluyó Gourdón.

Cabe recordar que, conforme al decreto que declaró el aislamiento social, preventivo y obligatorio, las inmobiliarias mantienen sus puertas cerradas. En tanto, el Centro de Martilleros de Bolívar puso a disposición sus instalaciones de la calle Bernardo De Irigoyen 637 para cualquier circunstancia que el municipio la requiera.

Foto: La Mañana

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin