El confuso hecho ocurrió este lunes en Bolívar, y tomó repercusión en las redes sociales luego de la publicación de una persona en su cuenta de Twitter.

Las denuncias por robos e intento de extorsión en la ciudad fueron protagonistas a lo largo de estos meses, en especial, de marzo a la fecha. Los clásicos “cuentos del tío” y las estafas por quienes se hacían pasar por trabajadores de Anses han sido de las denuncias más realizadas; pero en este caso, no fue así.

Un joven bolivarense denunció a través de su cuenta de Twitter que, tras el extravío de su billetera, una persona tomó los datos de su tarjeta Ualá y robó una suma de $800. A raíz de esto, advirtió que desde la empresa iban a rastrear desde qué celular se ejecutó la compra, buscando que el presunto hurtador confiese.

La acusación ganó tanto revuelo que llegaron a compartir la publicación más de 200 personas. Todo lo contrario se vislumbró el mediodía de este lunes: finalmente, el hurto pasó a ser solo una anécdota, debido a que el denunciante aclaró que la compra la realizó su sobrino de 6 años tras haberle quedado en un videojuego los datos de su tarjeta.

“Gracias a la gente que retuiteó esto, se nota que estamos juntos”, escribió el joven, ya tranquilo y riéndose por la situación.