El padre Mauricio Scoltore evoluciona favorablemente tras contraer COVID-19 y este 10 de noviembre, Día de la Tradición, recibió una grata sorpresa en las puertas de su casa.

Como parte de la celebración, el Centro Tradicionalista “Salinas Grandes” pasó por la Parroquia San Carlos Borromeo para saludar al cura convaleciente en el marco de su desfile.

El sacerdote padece cansancio y fatiga, aunque el día domingo ya dejó de tener fiebre y la tos causada por la enfermedad viene en disminución. “Creo que lo peor ya pasó”, celebra.

Como si eso fuera poco, el paso de integrantes del centro tradicionalista por su casa fue una verdadera caricia al alma, tras varios días de aislamiento y a la espera del alta médica.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
comunidad