Los propietarios de Lácteos Vidal, cuya planta funciona en la localidad de Moctezuma, en el partido de Carlos Casares, denuncian la paralización de la fábrica y “ataques violentos” por parte del gremio Atilra. Sin embargo, desde el sindicato explicaron que el conflicto viene desde hace semanas y que los propios trabajadores decidieron ir al paro.

El conflicto data de 2018 y según denuncian los trabajadores la patronal no dio respuestas a los reclamos por falta de personal, pago correcto de presentismo, cumplimiento de las normas de seguridad e higiene y la recategorización de trabajadores mal encuadrados en el marco de un convenio colectivo diferenciado y a la baja.

Según publicó el medio local El Toro, “tanto los trabajadores de la empresa, como la asociación sindical que los representa y acompaña en su reclamo, poseen una larga trayectoria de denuncias de tipo laboral, antisindical y en materia de seguridad e higiene contra la empresa, reclamando desde hace varios años que deponga su actitud antisindical y persecución a los trabajadores afines a la asociación sindical, regularice la situación registral de los trabajadores reconociendo la categoría laboral que le corresponde en relación con la labor desarrollada y las disposiciones del convenio colectivo de aplicación, proceda al registro de un trabajador informal, se abstenga de efectuar descuentos de salario arbitrarios, omita emplear modalidades contractuales precarias y fraudulentas afectando la estabilidad, salarios y demás condiciones laborales de estos trabajadores, se bancaricen los salarios de los trabajadores del depósito y se regularicen los incumplimientos en materia de seguridad e higiene laboral, entre otros”.

Vencida la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación el pasado 19 de julio, los trabajadores regresaron a las medidas de fuerza con el apoyo de la plana mayor de Atilra.

“Mientras estuvo vigente la medida, nuestra organización gremial, pese a estar en desacuerdo con los términos de la misma, conforme a derecho, la acató. Sin embargo, como advertimos desde el primer momento, en el tiempo que pasó, la patronal no arrimó ni una sola propuesta tendiente a entender que quieren cumplir las leyes laborales y el Convenio Colectivo de Trabajo 2/88, que rige para los trabajadores y las trabajadoras de la Industria Lechera. Lo único que hicieron fue ganar tiempo para poder seguir incumpliendo las normas que garantizan el trabajo digno, en el marco de un conflicto que viene desde hace años”, plantearon desde el sidnicato.

El secretario general del gremio, Heber Ríos, aseguró: “La familia de Lacteos Vidal podrá ser dueña de casi todo en Moctezuma, tal como nos lo expresaron los vecinos que habitan el lugar, pero hay algo que nunca van a poder comprar, la dignidad y la solidaridad de los trabajadores. Reunidos en asamblea en la cantina del pueblo, más firmes que nunca, decidieron por unanimidad seguir luchando por sus derechos. Continúa la huelga hasta que cada compañero pueda realizar sus tareas cotidianas sin que ningún patrón tenga la impunidad de poder tratarlos cuál si fueran esclavos. En unidad y con organización más temprano que tarde, venceremos. Mientras tanto, que la cuenten como quieran”.

En 2020, Lácteos Vidal había sido noticia porque los trabajadores eran obligados a asistir a sus puestos laborales con síntomas de Covid para no perder el presentismo. Adriana Bidini, medica de las localidades de Moctezuma y Smith, adivrtió: “La propia doctora, Adriana Bidini en su cuenta de Facebook expresó “empleados de la empresa de Moctezuma porque no dejan de pensar que pierden el presentismo y dejen de ir a trabajar con síntomas”.

En julio de ese año, Oscar García, empleado del depósito en CABA de Lácteos Vidal, falleció el domingo por coronavirus. Según relato Atilra, un grupo de miembros del sindicato fue hasta la sede de la empresa en Moctezuma para exigir el cumplimiento de los protocolos pero en el lugar fueron recibidos por uno de los dueños, que los amenazó con un arma. Intervino la policía, que secuestró el arma.

Qué dicen los dueños de Lácteos Vidal

En un video, Alejandra Bada Vázquez, una de las propietarias de Lácteos Vidal, aseguró: “Es una empresa familiar, de un inmigrante español, que la hicieron con mi mamá. Esta fábrica tiene capacidad para procesar 560 mil litros de leche, que es lo que entra en los silos. Ahora está vacía, estamos sufriendo piquete por parte del gremio Atilra, conducido por Gastón Moreno.

Y añadió allí: “Es un acto vandálico, que tiene un único objetivo de una persona que está arruinando fuentes de trabajo. Estamos tratando de resistir”.

Y denunció “El personal está amenazado, los empleados me cuentan que tiene miedo de venir a trabajar. A un empleado le tajearon las cubiertas, a otro le apedrearon la casa con una menor de 12 años adentro, han corrido chicos que quieren ingresar por un campo”.

Respecto al reclamo de recategorización de 14 empleados, desde la empresa afirmaron que “el Ministerio de Trabajo ya se expidió y dijo en 12 no correspondía, y de las dos restantes, a una se accedió y a la otra no”.

Ante estos planteos, desde Atilra respondieron: “Sabemos que, el Partido judicial y los medios hegemónicos de comunicación, fogueados por las patronales, ciertos sectores políticos y su equipo de asesores, cual liga patriótica pretenden criminalizar el justo reclamo que se lleva adelante mediante maniobras persecutorias, estigmatizantes y difamatorias. Pero no nos van a amedrentar, estamos donde debemos estar, junto a nuestros compañeros que están ejerciendo nuevamente su Derecho a Huelga que la Constitución Nacional les garantiza”.

Y denuncuiaron: “Los dueños de Lacteos Vidal y sus asesores algun día van a tener que dejar de usar el mismo cantito de siempre para deslegitimar los reclamos de los laburantes. En la fabrica no hay bloqueo, simplemente huelga y resistencia obrera”.

Fuente: Todo Provincial