Tal como se había anunciado, comenzaron con la segunda y última etapa de repavimentación del parque Las Acollaradas. Ya finalizado el perímetro de la glorieta, en estos días se avanza con el acceso. El ingreso al parque, si bien con algunos cambios, seguirá abierto.

Según mencionó este miércoles el secretario de Obras Públicas, Lucas Ezcurra, se dividió la obra en dos etapas para que no genere tanto impacto en el uso del parque en una época del año que es de asidua concurrencia. “Primero nos focalizamos en un sector, tratamos de cerrar el tránsito lo menos posible, fueron alrededor de dos semanas. Ahora encaramos la diagonal de acceso y el parque tiene otras alternativas por tanto el ingreso no está restringido”, afirmó.

De esta manera, los caminos habilitados para ingresar al parque son por el pórtico y la continuidad de la avenida Profesor Cancio.

Por su parte, el ingeniero Juan Arteta, a cargo de la segunda etapa de la obra de pavimentación, dio detalles del trabajo que se lleva adelante. Se trata del reemplazo de la carpeta por una nueva. “Estamos en el tramo más afectado por las raíces de los árboles. Sobre todo, tenemos una base adoquinada que retirar y eso puede llevar más tiempo. Son aproximadamente 300 metros en la diagonal”, dijo.

Tal como explicó el ingeniero, los adoquines se deberán retirar para ser reemplazados por un suelo estabilizado con cal. Posteriormente se hará una carpeta nueva para finalizar la obra.

Respecto a la raíces de los árboles que se entrelazaron con los adoquines e hicieron que la capeta anterior se levante, se cortarán para incorporar el suelo nuevo. No será necesario sacar ningún árbol y los adoquines se sacan intactos para poder darles otro uso.

Así, se realiza un acopio de adoquines dentro del Parque Industrial para volver a utilizarlos en algún momento. “Estamos hablando con el equipo técnico porque hay distintas alternativas. Tenemos muchos sectores de uso dentro del parque como las parrillas. Una de las alternativas es aprovechar esto que es patrimonio municipal”, indicó Ezcurra.

En los otros sectores, como en la parte de la escuela, cuando se hizo el cordón cuneta, la extracción de esos adoquines no se preservaron y se utilizaron para hacer base. Así, ese sector no tendría adoquines.

Sobre el tiempo que demandará la obra, Arteta sostuvo que serán entre tres y cuatro semanas. “En el último sector, que sería del Cristo hasta el pórtico de entrada, se tiene que levantar la carpeta existente que está bastante deteriorada y hacer una carpeta nueva”, anunció.

En cuanto a los lomos de burro, decidieron demolerlos y se evalúa la colocación de reductores plásticos que permitan poder sacarlos ante un evento deportivo.

Ezcurra dio a conocer también que la obra de pavimentación tiene como objetivo mejorar los caminos y en una próxima etapa se realizará la señalización horizontal como pintura de líneas y vertical como los lomos de burro. “La idea es unificar y mantener un mismo criterio de señalización. En algunos lugares hay contaminación de carteles, vamos a tratar de poner lo mínimo y de aunar criterios en todo el espacio público”, terminó el secretario de Obras Públicas.