Este miércoles 21 de septiembre se celebró en Bolívar el día de la Bibliodiversidad. Con una suelta de más de 400 libros y flores, las bibliotecas populares de Bolívar se hicieron eco de la fecha en el Centro Cívico.

Desde 2017 a la actualidad, excepto el año de pandemia, se realiza cada 21 de septiembre una jornada en el centro de la ciudad para soltar libros. Así, quienes asisten al lugar, pueden elegir y llevarse los que quieran de manera gratuita.

“Es una iniciativa que nació cuando estudiábamos en el Instituto 27 la carrera de Bibliotecología. En la cátedra de Angelita Godoy y con el acompañamiento de Fedra Carón y Mercedes Pesce”, contó a PRESENTE Andrea Volpe, bibliotecaria del CRUB.

Luego de esa primera celebración en 2017, quienes están al frente de las bibliotecas populares decidieron continuar con el proyecto. Del encuentro del miércoles participaron las bibliotecas del CRUB, Alcira Cabrera, La Cultural y Rivadavia de Bolívar y también Sarmiento de Urdampilleta.

Las bibliotecas populares realizan un trabajo en red y, con motivo de celebrar el día de la Bibliodiversidad, acordaron organizar la jornada. También, se invitó a la comunidad no sólo a llevarse libros sino también a que traigan los suyos y los cambien por otros.

“Es la edición que más gente vino, ojalá el día se instale en la comunidad, que sepan que el 21 de septiembre nos encontramos y podamos repartir libros”, mencionó Gisela Holgado, bibliotecaria de La Cultural.

Unidas por una causa

El trabajo que realizan en conjunto las bibliotecas populares se fortaleció por el reclamo para que no entre en vigencia la ley que quitaría el subsidio de Nación a instituciones culturales. De esta manera, este año se hicieron dos sueltas de libros anteriores para informar a la sociedad y solicitar apoyo.

Las bibliotecas actualmente reciben un subsidio municipal, provincial y nacional por la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP). A través de la ley 27.432 del año 2017 se pretende dejar sin efecto el aporte de Nación a las instituciones culturales. Dicha ley entraría en vigencia a partir del 1 de enero de 2023.

“El porcentaje de impuesto que se cobra, se va a seguir cobrando. No va a estar destinado a las biblioteca sino que los quieren mandar a ingresos generales. Si eso se recaudaba para bibliotecas y otros organismos relacionados con el arte, tiene que seguir yendo para eso. Lo que se pide es la prórroga del destino de esos fondos nacionales”, dejó en claro Volpe.

La normativa cuenta con el apoyo de Diputados y se espera que suceda lo mismo en la Cámara de Senadores. “Desde CONABIP se llevan a cabo diferentes movidas sobre todo virtuales. Estamos buscando a los senadores a través de las redes, convocando y comprometiendo a apoyar la ley”, marcó Holgado.

A su vez, Andrea agregó que “las bibliotecas lograron el anteaño pasado la protección municipal y es sumamente importante porque mas allá de las gestiones está establecido por ordenanza que el municipio va a apoyar a las bibliotecas populares. Esto ha sido posible por los esfuerzos unidos de las bibliotecas”.

Por último, las bibliotecarias agradecieron a quienes se sumaron a la iniciativa con donaciones de libros, a la Escuela de Estética que se acercó al Centro Cívico, a la municipalidad, a la dirección de Cultura y a la comunidad en general que pudo elegir y llevarse ejemplares.

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin