El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, dió por “cerrado” el tema de las cárceles y apuntó contra el Poder Judicial por otorgar prisiones domiciliarias “sin ningún tipo de control”.

“Me parece que es un tema cerrado, quedó clara la irresponsabilidad de un sector de los tres poderes que son los dueños de poner y sacar presos a un individuo”, dijo Berni en referencia a los jueces.

A su vez, consideró que las domiciliarias se llevaron adelante “de manera desordenada y casi violenta para la sociedad”. “Mandar a un violador a recibir la prisión domiciliaria a media cuadra de su víctima es, al menos, un acto de provocación”, sentenció el ministro.

Berni agregó que no hubo “ningún tipo de control” en el mecanismo de excarcelación: “Se liberó, nadie sabe a quién, dónde están, qué hicieron. Muchos se han liberado y ni siquiera pertenecen a grupos de riesgo”.

Finalmente, si bien reconoció que la “condición de detenidos no les quita la de ser humano” y tener derechos, consideró que “entre la libertad y otras alternativas que podrían haber ejercido los jueces, eligieron como siempre el camino más corto”.