Las necesidades de las familias más vulnerables se acrecentaron en todo el Partido de Bolívar a raíz de la emergencia sanitaria, una situación que la Municipalidad viene relevando a través de sus dispositivos institucionales. El primer eslabón de contención son las trabajadoras sociales que, distribuidas en los Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS), reportan las problemáticas y establecen líneas de intervención.

Se trata de doce mujeres, que desde las áreas de Desarrollo Social y Derechos Humanos llevan adelante un trabajo muchas veces invisible para la opinión pública. Sin embargo, están en la primera línea a la hora de atender situaciones de urgencia y de primera necesidad.

“La trabajadora social, al estar inserta en el barrio, es la que más en contacto está con la vida cotidiana de las familias. Es a quien recurre la gente en caso de alguna problemática o situación de violencia. Ante eso se comunica con el área correspondiente y se establecen líneas de intervención para poder trabajar con cada familia”, explicó a PRESENTE la coordinadora del equipo local, Carolina Rodeker.

“Durante la primer semana de cuarentena fue terrible la demanda que hubo”

Pero en estos tiempos de emergencia, la labor de las trabajadoras sociales tomó nuevos ribetes. Si antes de la implosión de la pandemia estaban abocadas mayormente a intervenir en situaciones de violencia familiar o salud, tuvieron que dejarlas de lado para atender la demanda de alimentos y gas en los barrios del Partido.

“Nosotras conocemos a la mayoría de las personas porque ya las asistíamos, por eso la distribución de los alimentos quedó a cargo de las trabajadoras sociales, porque ya conocemos a la gente”, explicó Rodeker.

En tanto, señaló que “durante la primer semana de cuarentena fue terrible la demanda que hubo”. En esta segunda etapa, sin embargo, considera que se viene observando una reducción en la solicitud de mercadería y de gas, debido a los ingresos provistos por la tarjeta Alimentar, Asignación Universal por Hijo (AUH), jubilaciones y, próximamente, el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Por caso, frente a este inhabitual cuadro de situación, las líneas de intervención que se habían abierto en diferentes familias se mantienen vía telefónica hasta que pase la pandemia.

Marcos Lede Mendoza

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin